A grandes letras… grandes canciones: Una décima de segundo.

La historia de la música está llena de canciones que se han convertido en grandes clásicos por la calidad y belleza de sus letras. Auténticos poemas cantados.

El que el último premio Nobel de literatura lo haya recibido Bob Dylan pone de relieve a todos esos cantautores y letristas que han llenado la música de poesía. Cómo el propio Dylan, Leonard Cohen, Luis Eduardo Aute, Joaquín Sabina y tantos otros…

Para esta primera entrada no se me ocurre nadie mejor que el que fue sin lugar a dudas el compositor más grande que ha dado la música española, Antonio Vega. Entre tantas canciones que nos ha legado es difícil elegir pues todas son maravillosas, pero por una hay que empezar y la elegida es esta “Una décima de segundo”.

Un momento en una agenda

una décima de segundo más vuela…

Va saltando de hoja en hoja

mil millones de instantes de que hablar

una ráfaga de aire frio

un molino de viento hace girar sigue…

Va rodando sobre su eje

descubriendo una trayectoria más.

Es que no hay nada mejor que imaginar…

la física es un placer

Es que no hay neda mejor que

formular, escuchar y oir a la vez

Miré el ángulo formado por tí y por mi

es la solución a aIgo muy común aquí

Ahora tú no dejes de hablar

somos coordenadas de un par

incógnitas que aún faltan por despejar

Busca un libro que dice como,

luego otro que se titula si,

sigue… un tercero llamado nada

Es la fórmula de circulos sin fin

Es que no hay nada mejor

que revolver el tiempo con el café

Es que no hay nada mejor

que componer sin guitarra ni papel

paralelas vienen siguiéndome

espacio y tiempo juegan al ajedrez

ahora tú… no dejes de hablar

 

La vuelta al mundo en 80 días: Groenlandia.

La entrada de hoy bien podría incluirse también en la sección de versiones, pero que queréis… no he podido resistirme al encanto y frescura de esta versión de Groenlandia, el clásico que en los ochenta firmaron los Zombies.

Más que una canción, una lección de geografía mezclada con “Dónde está Wally”, pero sobretodo una canción que me lleva a mi adolescencia a velocidad de crucero…

El invierno ya está aquí…

Vale, lo reconozco… que en plena ola de calor campando a sus anchas por nuestro país se me ocurra decir que “el invierno ha llegado” sólo puede significar una cosa… ¡¡¡¡¡el estreno de la séptima y penúltima temporada de la SERIE. Sí, la serie en mayúsculas, el fenómeno televisivo global, la serie de las series, ¡¡¡Juego de Tronos!!!

Tras 6 años amenazando con la llegada a los siete reinos del tan temido invierno, esta madrugada por fin hará su aparición, trayendo consigo a los peores enemigos para todas las casas protagonistas…

Esta madrugada, a las 3:00 hora peninsular, vuelve Juego de tronos…

Canciones políticamente incorrectas: God sabe the Queen.

God save the queen
the fascist regime,
they made you a moron
a potential h-bomb.
God save the queen
she ain’t no human being.
there is no future
in england’s dreaming
Don’t be told what you want
don’t be told what you need.
there’s no future
there’s no future
there’s no future for you
God save the queen
we mean it man
we love our queen
god saves
God save the queen
‘cos tourists are money
and our figurehead
is not what she seems
Oh god save history
god save your mad parade
oh lord god have mercy
all crimes are paid.
When there’s no future
how can there be sin
we’re the flowers
in the dustbin
we’re the poison
in your human machine
we’re the future
you’re future
God save the queen
we mean it man
we love our queen
god saves
God save the queen
we mean it man
there is no future
in england’s dreaming
No future
no future for you
no fufure for me

Resulta obvio por qué esta canción de los Sex Pistols merece incluirse en esta sección. God save the Queen es el himno nacional británico y uno de los más antiguos del mundo y que a alguien se le ocurriera cambiarle la letra no para ensalzar a su graciosa majestad sino para denunciar la situación social que vivía el país era poco más que inconcebible. Pero los Sex Pistols se atrevieron a ello, y lo convirtieron en un himno de toda una generación.

Además de ésta canción surgió el “eslogan” oficial del movimiento punk, ese “No future” que se convirtió en la seña de identidad del punk.